LA SOLEDAD DEL BANQUILLO.

LA SOLEDAD DEL ENTRENADOR.

Tras dos años y medio de existencia de este blog, escribo este artículo sobre lo que siente un entrenador cuando las cosas no salen como desea, la llamada: “SOLEDAD DEL ENTRENADOR,” nombre con el que decidí bautizar esta web.Los tiempos han cambiado, la figura del entrenador también, ya no es el que lo controlaba todo. No sólo entrenaba, negociaba fichajes, hacía de ojeador, espiaba rivales, etc.. sin apenas ayuda, o con la que le aportara el utillero de turno y el masajista si lo hubiere. Ahora todo ha cambiado, el trabajo se ha dividido en parcelas, los entrenadores cuentan con un equipo de colaboradores con atribuciones específicas: segundo entrenador, preparador físico, entrenador de porteros, analista de rivales, scouting, psicólogo deportivo, médico, fisioterapeuta, recuperadores,etc.. Pero lo que no ha cambiado es que a pesar de estar rodeado de todo ese elenco de colaboradores, cuando los resultados no acompañan aparece “LA SOLEDAD DEL ENTRENADOR.” Resulta paradójico que cuando cuenta con más ayudantes más sólo se siente. Además, pese a todo ese equipo de trabajo es el primero que paga los platos rotos, y el SEÑALADO por la trayectoria del equipo. Rara vez sale con él un secretario técnico, por no hablar de los jugadores, que como bien dice el dicho: “Es mas fácil prescindir de una persona sola, que de veintidós a la vez.” De ese cuerpo técnico igual se van con él un par de personas, las más allegadas, el resto se mantendrán en su puesto.

Cuando todo va bien es un fenómeno, obtiene el reconocimiento de directivos, prensa, afición, los jugadores están con él y lo demuestran públicamente. Pero cuando todo se empieza a torcer, ya hay algún jugador que empieza a filtrar que no creen en lo que hace, aficionados que piden su cese, etc.. Y sí hablamos de fútbol base los padres comienzan a criticarlo: no sabe lo que hace, no tiene ni idea, no pone a los chavales en su sitio…

El entrenador, formador, educador, es el máximo responsable, el líder de ese ese grupo llamado EQUIPO. Pero, ¿siempre es el único culpable?, ¿no hay otros motivos que condicionen la situación del equipo?. En algunos casos no los habrá, pero en otros muchos se pueden dar varios condicionantes: que el objetivo marcado por la dirección deportiva a principio de temporada sea irreal, una plantilla mal confeccionada, plaga de lesiones, baja forma de jugadores importantes, categoría en la que se disputa la competición, etc.. Sin ir más lejos este año tenemos un equipo como el Betis donde se han dado varios factores antes mencionados, plantilla mal confeccionada, lesión de jugador importante (Rubén Castro)… ¿Quien pagó por ello? El entrenador, Pepe Mel. Pero el tiempo ha demostrado que no era el único culpable de la situación del equipo.
LA SOLEDAD DEL ENTRENADOR.
Volviendo a “LA SOLEDAD DEL ENTRENADOR” que se vive en el banquillo cuando los resultados no son los esperados, en esa situación los entrenadores no podemos bajar los brazos. Cuantas veces no hemos visto la imagen de un entrenador sentado en el banquillo con la cabeza hacia abajo, o la mirada perdida. O entrenadores que se aíslan en una esquina del terreno de juego apartado del resto durante sesiones de entrenamiento. En esos momentos, tenemos que tener muy presente que nosotros como entrenadores transmitimos ese derrotismo a la plantilla y resto de cuerpo técnico. Esa actitud no nos va a ayudar a revertir la situación.

Todos sabemos que los entrenadores dependemos de los resultados, que estos van a estar por encima del trabajo diario, conocimientos técnico-tácticos y otras muchas virtudes que uno pueda tener. Pero no estaría demás, que a la hora de tomar una decisión tan drástica como el cese de un entrenador, se analizarán en profundidad todos los factores que influyen en la trayectoria de un equipo.

Miguel Ángel “Aroca” @m_aroca14

La Soledad del Entrenador @SEntrenador

Deja un comentario