ENFERMERIA Y DEPORTE.

Todo evoluciona de forma incesante y el deporte no iba a ser menos. Queda atrás esa época donde todo se solucionaba con hielo o con “agua bendita”.

Cualquier ámbito del deporte está cada vez más profesionalizado y en lo que concierne a los cuidados de salud de los deportistas, también.

Prácticamente cualquier club deportivo en una categoría significativa, tiene “en nómina” un equipo médico; sin embargo, y aquí es donde quiero hacer hincapié, son pocos los que cuentan con un profesional de enfermería en su plantilla.

La figura del enfermer@ se me antoja fundamental en cualquier deporte, ya que en situaciones que llegan a darse en la práctica deportiva, de manera más o menos frecuente como pueden ser; suturar heridas, resucitaciones cardiopulmonares, colocación de cánula de Mayo (guedel) para evitar ahogamiento en situaciones de inconsciencia; pocos profesionales (a excepción del médico) existen mejor preparados que el colectivo de enfermería para realizarlas.

Sería magnífico que en cualquier club deportivo existiese la figura de un enfermer@ ya que se tendría mucha más seguridad a la hora de afrontar situaciones comprometidas.

Soy enfermero, pero también entrenador de fútbol, y son innumerables las potenciales situaciones en las que un profesional de la enfermería puede resultar vital durante el transcurso de la práctica deportiva a cualquier nivel y en cualquier ámbito.

La figura del enfermer@, es esa pieza que falta en casi todos los equipos médicos de cualquier club por un tema de inercia y de costumbre, donde de la figura del masajista se pasó a la de fisioterapeuta, sin tener en cuenta al profesional de enfermería; pero también deriva de un problema económico a la hora de dotar mejor a los equipos sanitarios de los clubes deportivos; donde después del médico, es fundamental, en lances que ocurren durante los partidos, un enfermer@.

El fisioterapeuta, que es una figura ampliamente implantada en los clubes deportivos, es fundamental en los equipos médicos pero por formación y por experiencia en situaciones vitales está menos entrenado.

Sirva como ejemplo que pocos son los “fisios” que han experimentado una resucitación cardiopulmonar real y sin embargo no creo que me equivoque al decir que más del 90% de los profesionales de enfermería la han realizado.

Fundamental es la figura del fisioterapeuta a la hora de recuperar a un deportista, primordial es la presencia de un médico para diagnosticar, evaluar y actuar en situaciones comprometidas en el ámbito deportivo e igual de vital es la figura del enfermer@ con su experiencia en situaciones vitales.

Por eso creo que se debe potenciar e instaurar de una vez por todas la figura del enfermer@ en los clubes deportivos como un elemento igual de importante que cualquier otro, ya que estamos perfectamente preparados y podemos ser fundamentales para resolver situaciones de compromiso vital, que por suerte no se dan con frecuencia, pero, que si ocurren y no está el profesional adecuado en ese momento, el desenlace puede ser fatal.

La enfermería es una profesión que históricamente ha tenido que saltar muchos muros y desterrar muchos tópicos. En el deporte no iba a ser menos; debemos empezar a instalarnos en los clubes deportivos de manera constante e incesante, y el tiempo y las situaciones propias de la practica deportiva darán la razón a los que pensamos que un enfermer@ puede resultar de vital importancia en el deporte.

JAVIER DOMENECH

Deja un comentario