En el fútbol no está todo inventado.

artículo invitado jugadores

“En el fútbol está todo inventado». Todavía recuerdo a mi padre pronunciando esta frase que, la gran mayoría de los aficionados a este deporte habremos escuchado alguna vez. Lo cierto es que no podía estar más equivocado, y no le culpo.

Llega un momento en el que se percibe que todo análisis ha sido realizado sobre este deporte. Los entrenadores parecen habernos castigado con todos los tópicos existentes, los equipos han jugados con todos los esquemas posibles, incluso todos los estilos imaginables, y los jugadores nos han sorprendido con la totalidad de regates y actitudes que se puedan concebir.

Parecemos estar convencidos de ello cuando de pronto, oh sorpresa, olvidábamos que esta ciencia está formada por personas, y por ello estamos sometidos al cambio constante. A este tío se le ha ocurrido jugar con un «10», ¡Espera! ¿Que aquel de allí juega sin delantero centro? En efecto, sólo en este comienzo de siglo hemos visto todo tipo de novedades: entrenadores que otorgan casi tanta importancia a las ruedas de prensa como al propio partido, métodos de entrenamiento novedosos, programas de televisión y prensa revolucionaria, anécdotas, jugadores peculiares y un largo etcétera liderado por el tiki-taka.

Ahora bien, una vez asumido esta incesable evolución, es el deber de todos los que formamos parte analizar tanto el presente como el futuro. Nadie se sorprendería si afirmo que el fútbol es puro negocio (hasta el nombre de la liga de nuestro país debe su nombre a un patrocinador). Pero incluso este negocio parece evolucionar… ¿Hacia bien? Déjenme decirles que desde el fútbol base ya todo esto es lucro: contratos, ofertas y todo tipo de empresas que toman forma de nuevos clubes de barrio dejando la formación del chaval como último menester.

En el ámbito social las televisiones nos deleitan con tertulias casi sensacionalistas donde impera la parcialidad, y los comentarios populistas fagocitan sin piedad cualquier argumento que mínimamente se ciña al juego. Por no hablar de esos artículos de prensa escrita más encaminados hacia «el vecino» que al propio lector.

Los grandes clubes representados por supuestos maestros de la psicología nos machacan con una velocidad de lindezas por día que casi asusta. Y ya el colmo, ese intento constante de condicionar a aquellos cuyo cometido se limita a aplicar el reglamento con objetividad, dando un ejemplo pésimo a esos chavales y jóvenes entrenadores que cada fin de semana montan «numeritos» en partidos de fútbol base.

Ya hemos adquirido como nuestros espacios televisivos donde al grito (nunca mejor dicho) del TODO VALE crean espectadores zombis en busca del puro espectáculo donde la cantidad eclipsa la calidad, y las productoras ofrecen realities telenovelescos a golpe de guión. Me niego a pensar que el fútbol va encaminado a este circo, al todo vale con tal de entretener, porque por gracia o desgracia, en el fútbol no todo está inventado.

 

Gerardo Ríos @Ger_rios6

ENTRENADOR FÚTBOL (Nivel I)

Actualmente entrenador en el C.D. BARRIO OBRERO.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.