ELLAS QUIEREN JUGAR TAMBIÉN.

No nos parece raro que haya una chica que sea atleta o tenista, pero ponemos pegas cuando se dice que es futbolista. 

El  fútbol es el deporte que más pasiones genera en el mundo entero. Sólo basta tener un balón que golpear, un espacio donde marcar y un grupo de personas dispuestas a jugar. Pero además de producir grandes emociones, el practicarlo regularmente también produce una mejoría en la salud física, psicológica y hasta en el entorno social de los jugadores. Todas son cualidades importantes para cualquier niño o niña. Entonces ¿por qué juegan tan pocas chicas?.

De siempre hemos oído que la mayor parte de los niños españoles eligen como su profesión favorita para el futuro la de futbolista, mientras que las niñas prefieren la de profesora. Cierto también es que el primer regalo para un niño es una pelota y una muñeca si es niña. Incluso algunos padres impiden que sus hijas corran detrás de un balón de fútbol, puesto que consideran que este deporte no ha sido creado para chicas con gustos que no coinciden con los suyos.

Estos padres no dejaban apuntarse a sus hijas al equipo del colegio o escuela deportiva y ellas debían buscarse la vida para entrenar con los chicos y jugar algún partidillo en el recreo, ya que luego en la competición no lo solían hacer.

Invadidos por el fútbol masculino, el fútbol femenino no goza en nuestro país de toda la popularidad que se merece. Ellas no reciben las mismas retribuciones económicas que los hombres y aun así juegan; lo hacen por amor al futbol. Las marcas no ponen sus ojos en ellas para encabezar campañas publicitarias, las revistas no les ceden las portadas, la prensa deportiva no habla de ellas, pero ellas siguen jugando. La mayoría de ellas estudia y trabaja al mismo tiempo que juega al futbol para poder seguir en su equipo.

El deporte femenino lleva toda la vida luchando por ser reconocido. La mujer deportista ha estado siempre marginada en el marco de una sociedad que las veía como algo exótico. El fútbol ha sido el mejor ejemplo de esta situación. Las niñas han sufrido discriminación por parte de los niños. Ellos querían el campo de juego para ellos todo el tiempo.

Se calcula que en España más de un millón de menores practican este deporte de manera regular. Las niñas que eligen el llamado deporte rey aún son consideradas bichos raros. A pesar de todo, algunas deciden ir contra las masas y juegan al futbol. Ellas saben que no es sólo cosa de hombres, saben que el fútbol femenino va ganando enteros en muchas partes del mundo, en Estados Unidos es deporte de élite. A nivel mundial, ya son 40 millones las mujeres que practican fútbol, actividad que fue declarada deporte olímpico en Atlanta 96.

En España es algo muy residual aún en los terrenos de juego, pero en las gradas la presencia de las féminas sigue en aumento. Cada vez son más mujeres las que asisten a los campos de fútbol dejándose la garganta animando a su equipo, quedan con amigos en su bar preferido y sufren como ellos cada vez que ven un partido. El fútbol atrae cada vez a más niñas y jóvenes que gritan con pasión cada gol.

La Federación Internacional de Fútbol brinda su apoyo al desarrollo del fútbol de niñas y mujeres y se compromete a ofrecer un mayor número de oportunidades a jugadoras y entrenadores a fin de que participen activamente en el fútbol. Según el máximo organismo del futbol, las niñas pueden participar en competencia mixta hasta los 17 años, pues no permitirlo significa quitarles el derecho de crecer futbolísticamente y frenar el fomento de esta disciplina. Teniendo esto en cuenta, la FIFA desarrolla constantemente nuevas iniciativas y programas diseñados en exclusiva para el desarrollo del fútbol femenino.

Un proyecto femenino.

La Primera División Femenina, anteriormente conocida como Superliga, es la máxima categoría de la liga española de fútbol femenino. La competición la disputan 18 equipos que juegan todos contra todos a doble partido y la forman equipos como el Ath. Bilbao, Valencia, Español, Barcelona, Málaga, entre otros y donde el actual Campeón de Liga es el Rayo Vallecano. Aunque en España, en las categorías de base Benjamín y Alevín, no hay liga femenina, por lo que las chicas tienen que jugar en equipos mixtos. Pero a medida que cumplen años, la situación se pone más complicada ya que no se permite jugar en equipos mixtos. Sin la motivación de la competición, muchas chicas se cansan y abandonan.

El proyecto de fútbol femenino lleva relativamente poco tiempo, en comparación con el masculino, y tiene que llevar a cabo su propia filosofía, que es tener su propia cantera, que las jugadoras empiecen desde niñas para facilitar su formación y albergar al mayor número de futbolistas. Este proyecto de cantera debe combinarse con el hecho de que las jugadoras mayores se vayan incorporando como entrenadoras de equipos de categorías inferiores una vez terminen su formación en ella, con la finalidad de que estas jugadoras pongan en práctica lo aprendido y así fidelizar su presencia en la escuela o en el club con una política adecuada de cantera.

Debemos respetar el fútbol femenino, no solo respetarlo, hay que apoyarlo, hay que intentar verlo y disfrutarlo del mismo modo que el futbol masculino, ya que es el mismo deporte practicado de diferente manera pero merece ser tratado de igual forma.

No podemos impedir que una niña que vive con alegría e ilusión este deporte se le arrebate esas ilusiones cuando a penas comienza a soñar con un balón. Ahora son los menos los que impiden que esto se produzca. Han comprendido que los tiempos han cambiado, que sus hijas ya no tiene porqué esconderse con sus amigas para jugar al fútbol, eso ha quedado atrás. Queremos que esto pertenezca al pasado, para que las niñas también disfruten en los campos de fútbol.

Aunque el camino para ellas ha sido y es más largo, más difícil, no por eso van a dejar de luchar para calzarse las botas. Debemos aplaudir sus victorias y frustrarnos por sus derrotas, todo esto por la mejora del futbol, porque lo importante no es quien lo juegue, sino querer jugar, y ellas quieren.

Pedro Meseguer Díez @pmeseguer

Entrenador Nacional de Fútbol

4 comentarios para “ELLAS QUIEREN JUGAR TAMBIÉN.

  1. En el programa “DocumentosTV” hicieron un reportaje dedicado al fútbol femenino. Es de hace unos años, pero siempre es interesante verlo. Dejo el enlace de RTVE: http://www.rtve.es/noticias/20101014/documentos-tv-cuestion-pelotas/361944.shtml

    Pienso que todo es una cuestión social y cultural que se viene arrastrando desde el pasado, ya que la implicación de la mujer en las actividades deportivas estuvo supeditada a su principal función relacionada con la maternidad, es decir, hasta el término del franquismo la mujer se dedicaba a cuidar a su familia.

Deja un comentario