El trabajo del entrenador de fútbol base como formador.

El formador no sólo tiene la tarea de enseñar técnica y táctica desde las edades mas tempranas (prebenjamines, benjamines, alevines …) sino de educar en todos los parámetros relacionados con el deporte y la enseñanza.

No basta con ser formador, hay que ser un formador eficiente, y eso significa tener los recursos necesarios para dotar y ofrecer a los niños las herramientas necesarias para alcanzar los objetivos.

Un factor fundamental para ofrecer un buen aprendizaje está en saber qué hay que decir y cuándo decirlo. Las instrucciones eficaces son las que indican al jugador, de una manera bien clara, qué ha de hacer y cómo lo ha de hacer.

• Tendremos que seguir unas pautas para poder cumplir con lo anterior:

– Captar la atención de los alumnos es necesario que vean, escuchen y aprecien los gestos.

– Dar la información adecuada, informar del objetivo que queremos conseguir con las diversas tareas con  las palabras justas.( mucha información podría saturarles)

-Que visualicen con antelación las tareas que queremos realizar. ( una imagen vale más que mil palabras)

– Proporcionar suficiente tiempo para realizarlas.

– Utilizar situaciones reales de juego.

(solucionar problemas que surgirán en los partidos)

– Practicar las habilidades o ejercicios complejos por partes.

Teniendo todos estos aspectos en cuenta, llegaremos con mas facilidad al niño y ellos comprenderán y asimilaran con mas celeridad la información que le queremos dar.

 

Miguel Angel García “Aroca”. @m_aroca14

La Soledad del Entrenador @SEntrenador

También en Facebook

Deja un comentario