El error en el fútbol, una oportunidad para aprender y enseñar.

“Juega como si nunca pudieses cometer un error, pero no te sorprendas cuando lo hagas”. Johan Cruyff

En el fútbol base el error es un pilar fundamental en el proceso de aprendizaje, muchos entrenadores se muestran intolerantes, castigándolo, provocando que el jugador se sienta atemorizado y cohibido. Sin ningún tipo de confianza, con miedo a fallar, con el temor de no hacerlo bien, apareciendo una barrera que le impide avanzar en su formación. Para que el error pueda utilizarse como una herramienta que genere un aprendizaje significativo, el entrenador tiene que facilitar el proceso, generando el clima de confianza adecuada, motivando al jugador, propiciando su participación activa en las tareas.

En las sesiones plantearemos problemas que los jugadores resolverán a través de la investigación y la resolución. En la intención de resolver dichos problemas y del proceso de investigación por parte de los jugadores, aparecerá el error, presentándose la oportunidad de avanzar en el camino hacia la formación del jugador. En etapas formativas no conviene confundir al error con la ignorancia, aunque a veces ambos van cogidos de la mano. La ignorancia es una falta de conocimiento, mientras el error supone un conocimiento previo acerca del cual se produce un error. De esta forma, se vuelve en parte positivo, lo que llamamos un “error constructivo”.

dentro articulo(1)

 ¿Qué hacemos para que el error se convierta en una oportunidad para enseñar y aprender? La respuesta muy sencilla, hemos de utilizar dicho error como una herramienta de enseñanza. No nos vale que los jugadores cometan errores sin ningún sentido, deben producirse dentro de un contexto, ya mencionado anteriormente; el proceso de búsqueda de resolución de problemas. Sólo de esta forma los errores pueden estar enfocados de forma positiva. Dentro de este marco, la participación del jugador y entrenador debe se activa. El entrenador promoverá el descubrimiento de la solución a través del problema. Enseñando a pensar al jugador.

Como entrenador debemos analizar por qué se produce el error, cual son las causas. Además de ser parte del desarrollo y aprendizaje del jugador, hay unos motivos. Se suelen producir por dar una información imprecisa, incompleta o desacorde con las capacidades del jugador o etapa en la que se encuentra. Aspectos que debemos tener en cuenta, nos permitirán identificar donde están sus dificultades, orientando la construcción de sus nuevos conocimientos por el camino adecuado. Descubrir el error nos facilita diseñar tareas adecuadas para su aprendizaje.

No debemos conformarnos con decirles que algo está mal, cortando su atrevimiento y creatividad, dejemos que lo intenten, que se equivoquen y se vuelvan a equivocar, aprendiendo del error nunca olvidaran la solución. Pongamos a los niños como ejemplo, a las grandes estrellas del futbol mundial, ellos también fallan, fallos que les han servido para crecer y mejorar, sin impedir su proceso, hasta llegar a ser deportistas de elite.

“No importa cuántos errores cometas o lo lento que sea tu progreso, siempre estarás delante de aquellos que no lo intentan”

Miguel Ángel “Aroca”.
Entrenador Nacional Fútbol.
@m_aroca14

Deja un comentario