EL ENTRENADOR COMO LIDER DE UN EQUIPO.

EL ENTRENADOR COMO LIDER DE UN EQUIPO

El liderazgo dentro de un grupo no se elige. Uno no decide que quiere ser líder de un equipo. Es el propio equipo el que te sigue por tener una serie de características que te diferencian del resto.En los equipos deportivos, como en cualquier tipo de grupos, hay líderes. En un equipo de fútbol, por ejemplo, la figura del capitán nos puede dar una pincelada de cómo funciona el vestuario y su  dinámica de grupo. Además de la figura del capitán, hay otros jugadores respetados, queridos y considerados por sus compañeros que desempeñan el rol de líder. Como bien dice Simeone: “El liderazgo dentro de un grupo no se elige. Uno no decide que quiere ser líder de un equipo. Es el propio equipo el que te sigue por tener una serie de características que te diferencian del resto”.

Si nos fijamos en la figura del entrenador, este puede hacer que el equipo o jugador rinda al máximo de sus posibilidades para conseguir la victoria. Por todo ello, el entrenador debe actuar como un verdadero líder para su equipo y sus jugadores. Para ser un líder se han de reunir una serie de cualidades: Un entrenador es líder cuando transmite confianza y credibilidad en lo que hace, es  buen comunicador, tiene altas dosis de persuasión y sobre todo contagia la pasión por lo que hace a sus futbolistas. Cuando es un buen gestor, sobre todo a la hora de resolver conflictos que irán surgiendo en el grupo a lo largo de la temporada, así como saber manejar los egos de los jugadores. Siendo honesto, haciéndolo todo desde unos valores, con voluntad de mejorar y mostrando total confianza en su equipo de trabajo. Ambicioso pero desde la humildad, estando seguro de sí mismo, con la suficiente valentía de iniciar caminos no recorridos antes.

Dos entrenadores pueden tener  modelos de liderazgo muy  distintos, maneras diferentes de conducir a su equipo al éxito.  Pero ambos pueden compartir lo más importante: el afán de victoria y los éxitos de sus equipos. El ejemplo más evidente de ello son Guardiola y Mourinho, dos tipos con una idea de fútbol opuesta, dos personalidades antagónicas, pero unidas por el afán de victoria y superación de sus equipos.

“Necesitamos creer en el poder de los líderes. Nuestra respuesta instintiva, cuando nos enfrentamos con un reto complicado, es buscar un líder que lo resuelva”. (Tim  Hartford)

Miguel Ángel Aroca. @m_aroca14

La Soledad del Entrenador @SEntrenador

Deja un comentario